Coelho aborda la prostitución en su vertiente más íntima

Portada del libro Once Minutos / CC desde mi ventana se ve la playa

Los libros de Paulo Coelho son conocidos por situarse dentro de la categoría de “autoayuda”, sin embargo, “Once minutos” cambia por completo esta imagen. La sencilla y a la vez compleja historia que se nos muestra a través de 272 páginas con diálogos directos, permite que el lector se sienta parte de la historia y con ello, reflexione sobre algo que a priori le es lejano.

La obra versa sobre una chica oriunda de un pueblo al norte de Brasil, María, que un día decide viajar a Río de Janeiro donde conocerá a un hombre de negocios que le ofrece viajar a Suiza con el pretexto de darle “un buen trabajo”. Cuando la joven llega al país, se encuentra con que todo es mentira y acabará ejerciendo la prostitución. 

El argumento no es nada nuevo en la literatura contemporánea, sin embargo, el libro aborda el tema del proxenetismo desde un ángulo histórico e íntimo. A través de las experiencias vividas por María, Coelho descubre al lector un mundo que hasta ahora había sido tratado de manera banal y siempre bajo razonamientos de la experiencia de las propias mujeres.

La propia protagonista relata a modo de diario sus encuentros sexuales y a la vez,  describe las enseñanzas que estos le aportan. En su camino se cruzarán diversos personajes con numerosos fetiches, y será en este momento donde el autor marque el punto de inflexión con otras novelas que hablan sobre la cuestión de la prostitución.

Indignez-vous !

El último fenómeno literario se llama “Indignaos” (Indignez-vous), un libro escrito por Stéphane Hessel, un veterano de la Resistencia francesa de 93 años. Pese a lo que se puede pensar, el escrito no tiene nada que ver con guerras, no, es más bien una llamada de atención a la juventud actual.

El ejemplar llama y anima a los jóvenes a  decir basta contra lo que el autor cree que es “la dejadez de la sociedad de hoy en día”. La obra , de 32 páginas y a un precio de 3 euros,  explica que el actual enemigo es difícil de identificar, en contraposición a los adversarios de su época (Hitler, Mussolini, Stalin..).

Stephane Hessel/ CC Alain Bachellier

Hessel aboga por luchar a favor de la libertad y los valores de la humanidad frente a una sociedad pasiva en continuo deterioro. El objetivo no es otro que cambiar la indiferencia de la juventud por una actitud crítica proveniente de la indignación activa.

“Indignaos” ha resultado el libro más vendido en Francia en los últimos 3 meses, con cerca de un millón de ejemplares vendidos. El autor, que logró sobrevivir a la tortura del campo de concentración de Buchenwald, formó parte del equipo que redactó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Más allá de doctrinas e ideologías, este texto pretende devolver valores que eran parte intrínseca de la sociedad de antaño, en contraste con unos jóvenes acomodados en los derechos heredados y conquistados por padres y abuelos. Es, en definitiva, un manifiesto por la lucha de la equidad social, en una época de crisis económica que sirve como pretexto para lapidar los valores sagrados de los ciudadanos: el derecho social.