Europa y la inmigración I: vías de acceso

La mayoría de los inmigrantes que acceden a territorio español lo hacen por la vía aérea y de manera legal. El procedimiento habitual consiste en entrar como turistas por lo que transcurridos tres meses, aunque su entrada haya sido legal, pasan a una situación de irregularidad.

Las vías terrestres han cobrado mayor relevancia en los últimos años, debido al gran número de países de Europa del Este que son candidatos a ingresar en la Unión Europea.

Sin embargo, el número de personas que acceden al país por vía marítima en barcos mercantes y pesqueros es más reducido.  Por el contrario, con relativa frecuencia llegan a nuestras costas cayucos o pateras con grupos de entre treinta y cien personas.

España es el país de la Unión Europea donde la inmigración está experimentando un mayor crecimiento debido en parte al endurecimiento en las  condiciones de entrada de EE.UU., la pérdida de atractivo de otros destinos tradicionales (Venezuela, Argentina), la crisis económica (países asiáticos e iberoamericanos) y debido a la especial ubicación geográfica de España.

Indignez-vous !

El último fenómeno literario se llama “Indignaos” (Indignez-vous), un libro escrito por Stéphane Hessel, un veterano de la Resistencia francesa de 93 años. Pese a lo que se puede pensar, el escrito no tiene nada que ver con guerras, no, es más bien una llamada de atención a la juventud actual.

El ejemplar llama y anima a los jóvenes a  decir basta contra lo que el autor cree que es “la dejadez de la sociedad de hoy en día”. La obra , de 32 páginas y a un precio de 3 euros,  explica que el actual enemigo es difícil de identificar, en contraposición a los adversarios de su época (Hitler, Mussolini, Stalin..).

Stephane Hessel/ CC Alain Bachellier

Hessel aboga por luchar a favor de la libertad y los valores de la humanidad frente a una sociedad pasiva en continuo deterioro. El objetivo no es otro que cambiar la indiferencia de la juventud por una actitud crítica proveniente de la indignación activa.

“Indignaos” ha resultado el libro más vendido en Francia en los últimos 3 meses, con cerca de un millón de ejemplares vendidos. El autor, que logró sobrevivir a la tortura del campo de concentración de Buchenwald, formó parte del equipo que redactó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Más allá de doctrinas e ideologías, este texto pretende devolver valores que eran parte intrínseca de la sociedad de antaño, en contraste con unos jóvenes acomodados en los derechos heredados y conquistados por padres y abuelos. Es, en definitiva, un manifiesto por la lucha de la equidad social, en una época de crisis económica que sirve como pretexto para lapidar los valores sagrados de los ciudadanos: el derecho social.